De pleno derecho

Los textos jurídicos se diferencian marcadamente de otros tipos de textos. Sobre todo en cuanto al lenguaje jurídico. Eventuales negligencias pueden tener graves consecuencias.
Traduzco este tipo de textos con mucho rigor y respaldada por un equipo de expertos hablantes nativos. El "principio de cuatro ojos" garantiza la calidad de mi trabajo. La terminología jurídica correspondiente me permite reproducir correctamente su contenido.

Mis servicios de traducción incluyen
• contratos de compra-venta, acuerdos de licencia
• procuraciones (poderes), estatutos
• normas UE
• documentos oficiales, certificaciones
• correspondencia comercial

Con mis traducciones garantizo seguridad a mis clientes.