Competencia obliga

Una buena traducción requiere mucho más que "sólo" conocimiento del idioma.

Los siguientes factores son determinantes:
especialización en un campo específico con conocimientos detallados
competencia en traducción del traductor hablante nativo y del corrector
investigación fundamentada de la terminología
aclaración de preguntas técnicas con interlocutores competentes del cliente
aseguramiento de la calidad por "principio de cuatro ojos", en ciertos casos hasta de "seis ojos"
planificación acertada de fechas de entrega y fijación adecuada de plazos
resistencia y paciencia
y el amor al ejercicio de la profesión de traductor

Calidad como clave del éxito.